Las mismas palabras repetidas en bucle. Por si fuésemos algo.

Guardo los recuerdos en olores

por si cupiese todo en el subconsciente

de mi nariz.

Me olvido,

y pongo una coma para disimular

el punto y abismo

que sigue a certezas como esa.

Que sigue andando

como si pudiese no bailar,

triste y alegre,

y persiguiendo trenes para dejarlos

ganar.

Ganas de saltar.

De saltarte         encima.

De saltarme       los charcos

que ahogan puertas a medias.

De abrir todas las puertas

y que entres. Olor

a herida

a sangre

a insomnio

a tinta,

a nuevo y a viejo,

a sal y a sol.

A mí.

Voy a reescribirme

desde el olor a nada de las flores secas,

mojando el papel

para recordar que sólo somos

las mismas palabras

repetidas en bucle

-verso y prosa-.

Pero siempre será mejor

lamernos las ruinas,

hasta que escuezan otra vez,

que no escribirnos
(la)  nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s